Categorías
Actualidad Herencias Todas

¿Cómo renunciar a una herencia?

Índice

La palabra ‘herencia’ suele asociarse a recibir los bienes y patrimonio que un heredero tiene por derecho respecto a una persona fallecida. Es así, pero no todo lo que se recibe son inmuebles, dinero y bienes. No todo es bueno. No hay que olvidarse que la persona fallecida puede tener deudas pendientes, que también se heredan, y precisamente, este puede ser uno de los errores al dejar una herencia. Además, también está el Impuesto de Sucesiones, que puede ser un verdadero problema para alguno de los herederos. Por ello, hay muchas personas que deciden renunciar a una herencia. ¿En qué consiste? ¿Cómo se hace? Se lo explicamos todo en Testamentos.es.

¿Cuándo se puede renunciar a la herencia?

Se puede renunciar a la herencia una vez fallecida la persona de la que se va a heredar. Se puede hacer en cualquier momento, aunque hay que tener en cuenta una serie de plazos para evitar problemas.

  • Lo básico es renunciar antes de que expire el periodo que hay para liquidar el Impuesto de Sucesiones (suele rondar los 6 meses). Si no se notifica la renuncia, el heredero deberá pagar el impuesto correspondiente.
  • Este periodo podría variar en caso de que haya más de un heredero, y en ese caso, el plazo incluso podría ser menor si estos pidieran que el que quiera renunciar lo hiciera antes de 30 días naturales. Una vez pasado ese tiempo, se considera que los herederos aceptan la herencia.
¿Cómo renunciar a una herencia para no heredar deudas? Se lo explicamos en Testamentos.es
¿Cómo renunciar a una herencia para no heredar deudas? Se lo explicamos en Testamentos.es

¿Por qué renunciar a una herencia?

Generalmente, se suele renunciar a una herencia por dos motivos: el pago del impuesto de sucesiones y las deudas pendientes de la persona fallecida.

1. Pago del Impuesto de Sucesiones (ISD)

Sin duda, una de las razones por la  que más gente suele renunciar a una herencia es el pago del Impuesto de Sucesiones. En el caso sucesiones, el impuesto grava el aumento de patrimonio obtenido por los herederos de forma gratuita tras el fallecimiento de una persona.

Este impuesto también se paga en el caso de donaciones y cuando se percibe alguna cantidad procedente de un seguro de vida, aunque en este artículo solo nos centramos en las sucesiones.

¿Cuánto cuesta el Impuesto de Sucesiones?

El Impuesto de Sucesiones es algo que depende de dos factores:

  • Depende de las Comunidades Autónomas. Por lo tanto, la tasa aplicable varía en función de cada territorio. Cada Comunidad Autónoma tiene competencia para recaudar y comprobar, además de poder implantar su propia normativa en relación a los tipos de impuestos o reducciones de la base imponible.
  • Del valor total del patrimonio. La base imponible aumentará si el patrimonio heredado es mayor.

Este impuesto suele oscilar entre el 7.65% de base imponible hasta el 34% sobre el patrimonio que se hereda, en función de cada Comunidad Autónoma y del valor del patrimonio heredado.

Imagínese que tiene que heredar una casa y tiene que pagar un porcentaje elevado de su valor en este impuesto. Puede estar ante todo un problema, puesto que tendrá un activo importante, pero podría encontrarse en la situación de no disponer de dinero líquido para afrontar el pago.

Posibles reducciones

En este sentido, hay que destacar que hay una serie de reducciones de la base imponible marcadas por la legislación española en la Ley 21/2001, de 27 de diciembre. También hay que tener en cuenta el artículo 148 de la Ley General de la Seguridad Social aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, en el que se refiere a los casos de personas herederas con discapacidad.

¿Dónde hay que tributar el Impuesto de Sucesiones?

El Impuesto de Sucesiones a pagar en caso de herencia se deberá tributar en la Comunidad Autónoma en la que residía la persona fallecida.

Por ejemplo, si le tocara heredar una casa en Zaragoza, pero la persona fallecida residía en Madrid, le tocaría pagar dicho impuesto en la Comunidad de Madrid.

2. Heredar deudas

Otro de los motivos más habituales por los que se renuncia a una herencia son las deudas que se heredan del fallecido. Imagínese que hereda un patrimonio importante, pero las deudas superan el total de ese patrimonio. Estaría ante un gran problema que podría evitar renunciando a la herencia. Eso sí, haciéndolo deberá despedirse de todos los bienes que iba a recibir, algunos de ellos pudiendo ser muy preciados para usted.

¿Cómo renunciar a una herencia? Primero, analiza la situación y cuenta con la ayuda de un experto
¿Cómo renunciar a una herencia? Primero, analiza la situación y cuenta con la ayuda de un experto

Si el heredero tiene deudas

También podría suceder al revés: que el heredero tuviera deudas. En ese caso, el patrimonio recibido sería para sus acreedores, y por tanto, acabaría perdiendo los bienes heredados.

¿Qué supone renunciar a una herencia?

Para no tener que pagar ni el Impuesto de Sucesiones ni tener que afrontar las deudas heredadas, cualquier persona puede renunciar a su herencia. Pero si lo hace, debe tener muy claros lo siguiente:

  • La renuncia es irrevocable. Si renuncias ya no podrás recuperar los bienes que ibas a heredar.
  • Se renuncia a todo. No se puede renunciar solo a las deudas o a aquellos bienes o inmuebles que te supongan un mayor pago en el Impuesto de Sucesiones.

¿Cómo renunciar a una herencia?

Para renunciar a una herencia se necesita seguir unos pasos muy marcados, para así evitar posibles problemas. Los destacamos a continuación. Es importante contar con la ayuda de un especialista y estudiar todas las opciones que puede tener ante sí.

Pasos para renunciar a una herencia:

  1. El primero paso que se debe realizar es acudir a un abogado para que le ayude en el procedimiento y le asesore. Un especialista en la materia le permitirá valorar todas las opciones que tiene a su alcance y si existe otra manera de actuar que no sea la renuncia.
  2. Herencia a beneficio de inventario:
    Una de las opciones válidas en estos casos puede ser la de aceptar la herencia a beneficio de inventario. A través de esta vía, las deudas se pagarán con el patrimonio de la persona fallecida. En el caso de que sobrara algo de patrimonio tras saldar las deudas, el heredero recibiría el patrimonio restante. Es una solución viable si el total del patrimonio supera al valor de las deudas.
  3. Si la opción anterior no fuera válida, habrá que renunciar a la herencia. Como hemos dicho anteriormente, habrá que cumplir los plazos estipulados para hacerlo.

Tipos de renuncia:

Hay varias formas para renunciar a una herencia:

  • La renuncia simple
  • Renuncia a beneficio de un tercero.

¿Qué es la renuncia Simple?

Si opta por la renuncia simple, debe saber que a través de esta vía estará rechazando la herencia, sin entregarla a otra persona. Así pues, la herencia recaerá a la siguiente escala de sucesión, que podrán aceptar o rechazar dicha herencia.

¿Qué es la renuncia a beneficio de un tercero?

Esta vía le permite renunciar a la herencia pero indicar que ésta recaiga hacia una tercera persona.

De esta manera, estará cediendo sus derechos hereditarios a otra persona. Sin embargo, debe saber que con esta opción sí deberá pagar impuestos porque estaría aceptando la herencia antes de cederla a otra persona.

Más artículos de referencia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *